Sistemas / estrategias de apuestas deportivas

Este es un tema importante e interesante en el campo de las apuestas y los juegos en general. En términos de sistemas, tácticas y estrategias, no hay verdades absolutas o fórmulas mágicas que garanticen el éxito. Cada jugador tiene sus propias maniobras, habilidades y formas para planificar esta difícil misión que es ganar, al menos por un tiempo, contra los corredores de apuestas. Lo que está claro es que un buen jugador debe tener sus estrategias claras y seguirlas con cierta constancia, y aferrarse solo a las intuiciones y sentimientos casi inevitablemente conduce al fracaso.

Las alternativas son prácticamente infinitas y, por supuesto, varían según el deporte y los tipos de apuestas. En el tema de los deportes, no es una novedad que el fútbol esté absolutamente impuesto por la popularidad, lo que a su vez significa que puede cubrir la mayoría de las estrategias.

Algunos sistemas tradicionales

Al igual que el criterio de Kelly, existen muchos sistemas de apuestas deportivas que se han consolidado y reconocido a lo largo del tiempo. En este sentido, la Martingala, con sus partidarios y detractores, es un derivado. Conocido ya en la ruleta, es un concepto que se ha transferido al fútbol: por ejemplo, una variante es elegir una liga y un equipo que tenga un gran número de sorteos. A partir de esto, apostamos al sorteo del equipo en juegos consecutivos, si es necesario, duplicando la cantidad en caso de pérdida y recuperando el dinero inicial en caso de éxito.

Para contrarrestar la Martingale, surgió el sistema Paroli, también conocido como anti-Martingale. La gran diferencia en comparación con la Martingale es que la apuesta se incrementa en caso de victoria y comienza nuevamente después de perder. El punto positivo más importante de esta táctica tiene que ver con las ganancias constantes, por lo que, a diferencia de lo que ocurre con la martingala, no necesitan confiar en su cuenta. El sistema Paroli es ideal para cuotas bajas, ya que los mayores beneficios se derivan de los aumentos.

Los amantes de las matemáticas y los partidarios que apuestan por el favorito normalmente se sintonizan con la secuencia de Fibonacci. Este curioso y antiguo sistema se adapta perfectamente a las apuestas deportivas, apoyado en esta progresión de números: 1-2-3-5-8-13-21-34. Esto significa comenzar a apostar 1 unidad, mientras saltas al siguiente número después de la derrota y retrocedes dos pasos cuando ganas. Con esta estrategia, el peor escenario considera un máximo de ocho derrotas consecutivas (de 34 unidades).

Otras variantes específicas

La doble oportunidad: este modo es interesante para aquellos apostantes que tienen paciencia y sin la ansiedad de querer hacer el gran golpe. Por supuesto, solo es válido para eventos con tres resultados posibles y también se debe tener en cuenta que las probabilidades se reducen. Sin embargo, puede ser un sistema rentable a largo plazo. El fútbol es apto para apuestas deportivas con doble oportunidad. Un ejemplo: en un partido entre Chelsea y Arsenal, una buena jugada podría ser ‘Chelsea o empate’.

Gestión lineal: en particular para los apostadores novatos, lo mejor es apostar hasta el 5% de su cuenta. Esto significa que, dependiendo de la confianza en la apuesta, se puede poner en juego entre el 0,5% y el 5% del banco. Ponderando una inversión del 2.5%, superando el 3% solo para grandes oportunidades. Este sistema requiere calma, fortaleza, serenidad y perseverancia, ya que sus resultados son visibles solo a largo plazo.

Apueste la mitad de las ganancias: otra táctica que da prioridad al orden y la buena gestión del banco. Suponiendo que comenzamos con 200 euros, esta cantidad se divide en cuatro. Luego apostamos 50 euros a un claro favorito (Real Madrid, Barcelona, Bayern Monaco). Con una participación de 1,30, por ejemplo, obtendríamos 65 euros y 15 euros en ganancias. Solo esos 15, la mitad (7.5) se mantiene para comenzar desde cero, con una ideología algo más ambiciosa y arriesgada. Además de esto, siempre es posible perderlo todo, pero también es probable que vea buenos resultados.

Visitantes exitosos: simplemente consulte en cualquier liga de fútbol del mundo para ver que los equipos locales casi siempre son favorecidos. Sin lugar a dudas, las reglas están hechas para tener una excepción que afecta la atención del apostador. Cuando un torneo está en su destino, el terreno es generalmente fácil y más fácil de alcanzar una victoria fuera de casa. Lo importante es hacer un estudio a fondo. Hay equipos que, debido a la presión u otras razones, lo hacen mejor lejos de casa; Solo necesitas detectarlos.

Además de jugar un gran favorito: los juegos de fútbol donde hay una gran diferencia entre un equipo y otro son la opción perfecta para apostar que se anotan 2.5 o 3.5 goles. En general, en estos casos, las casas de apuestas ofrecen cuotas más atractivas (1.50 o 1.60).

Bookmark the permalink.

Comments are closed.